Junto con criticar la ausencia de las aseguradoras en su diseño, Patricio Fernández anticipa que las reformas se implementarán este mes. Asimismo, la entidad lanzó nueva plataforma para tramitar los reclamos por reajustes de precios.

Luego que las isapres volvieron a la contingencia tras su decisión de no aplicar alzas en sus planes de salud para el periodo 2021-2022, tanto la autoridad como los expertos han reflotado
el tema de las reformas de fondo al sistema que siguen pendientes. Porque a pesar de la buena noticia que implica la mantención de los precios, esto no se extiende al incremento anterior de
4,5% promedio correspondiente al lapso 2020-2021 que fue aplazado el año pasado y que las aseguradoras comenzarán a informar a sus afiliados partir de hoy.

Junto con aclarar que instruir una nueva postergación de ese reajuste es algo que “excede sus facultades”, el superintendente de Salud, Patricio Fernández, pone el foco en el hecho de que los
cambios en materia de las atribuciones para regular los planes de las aseguradoras sigue dependiendo del proyecto que se tramita en el Congreso ya por más de ocho años, y cuya
discusión se ha estancado nuevamente en los últimos meses.

En paralelo, Fernández señala que el organismo prepara cambios por la vía administrativa para solucionar aspectos del sistema que están en el centro de los reclamos de los afiliados: la
realización de los contratos con las isapres con una modalidad completamente digital y una fuerte reducción del número de planes en oferta –que hoy superan las 1.200 opciones-, a partir
de una profunda simplificación del esquema actual.

Este último cambio apunta, en términos generales, a que “una isapre no tenga más de tres a cuatro líneas de planes de comercialización para cada segmento de pacientes, distinto a la
actual diversidad para cada persona que es muy compleja de entender”. Explica que esta tarea busca profundizar la reducción de la cantidad de planes luego de los primeros ajustes que han
tenido lugar en la industria a partir de acciones como la eliminación de los programas con cobertura reducida de parto y el fin a las diferencias entre hombres y mujeres a través de la
implementación de una única tabla de factores.

“A fines de 2018, había más de 5.200 planes en comercialización y hoy siguen siendo 1.200. En palabras simples, lo que se busca es que si una persona quiere hacer un contrato con una isapre
no se encuentre con esa cantidad de planes distintos, sino que vayamos a esquema transparente, sencillo y fácil de entender”, explica Fernández. Subraya que esta simplificación será fundamental para concretar la otra medida en carpeta para hacer factible la comercialización completa de los planes por vía digital. “Si una persona ingresa a una página web, se encuentra con coberturas y aranceles por isapre que no se entienden, y pretendemos cambiar eso con planes mucho más fáciles, y sin que sea necesario que un tercero deba tomar datos para desafiliar a una persona o para llenar su declaración de salud, sino que todo esto se haga perfectamente en línea”, dice.

El objetivo del regulador es instruir ambas reformas “en el cortísimo plazo y deberíamos tener noticias dentro del presente mes de abril”, en el entendido que este proceso “ha excedido los
plazos que teníamos planificados” en alusión al diseño de estas medidas que se la superintendencia venía trabajando desde el segundo semestre del año pasado convocando a la industria. Al respecto, Fernández criticó la ausencia de las isapres en este trabajo: “Hemos escuchado buenas intenciones y hemos sabido de algunas propuestas que se están trabajando internamente, pero los plazos que ellos se han tomado para analizar estos cambios están excedidos en relación a lo que teníamos planificado. Y esto es algo que nos tiene bastante incómodos”.

-¿Qué pasará si no hay respuesta de las isapres?

-Queremos avanzar en la estandarización de planes. Si bien esto depende de la superintendencia y no requiere de una autorregulación, era interesante escuchar una propuesta de las isapres; pero si no se ponen de acuerdo entre ellas para hacernos una contrapropuesta, no estamos dispuestos a seguir dándoles plazos para esto que es prioritario. Para nosotros, los plazos ya se acabaron y vamos a resolver pronto los dos aspectos que podemos fomentar, que son estandarización de los planes y la contratación digital.

La nueva plataforma de reclamos

Dado que las isapres pueden enviar desde hoy las cartas que informan de las alzas en los planes 2020-2021 que aplicarán a partir de julio, la Superintendencia de Salud potenció su plataforma
de atención de los reclamos de los afiliados. “Si una persona recibe la notificación y no está de acuerdo con el alza, tendrá un plazo de 90 días y, además, obtendrá una respuesta más rápida”,
indica Fernández sobre esta modalidad disponible en la página web de la entidad y que también operará a través de una aplicación móvil.

 

Con esta iniciativa, el superintendente destaca que el organismo –que el año pasado conoció 26 mil recursos que representan alrededor del 12% de las acciones interpuestas por los afiliadosahora “perfectamente podría hacerse cargo de la totalidad de los reclamos del sistema”, que hoy en su gran mayoría se canalizan a través de la Justicia. “Somos un tribunal arbitral, por lo tanto,
el efecto de la resolución es absolutamente el mismo”, agrega.

-¿Que ventaja tiene este procedimiento respecto de los recursos en los tribunales?

-En el caso de un reclamo ante la Superintendencia de Salud, las personas va a tener 90 días de plazo desde que reciben la carta, mientras que el caso de los tribunales de justicia son 30 días
corridos, por los plazos propios del recurso de protección. El proceso no necesita el patrocinio de abogados, y el único trámite que tiene la persona es ingresar con su clave única, o bien con
su RUT y el número de serie de su carnet de identidad. Luego debe tomar una foto a la carta -o bien escanearla en formatos jpg o o pdf- y subir este archivo a la plataforma, además de
responden tres preguntas en el formulario.

-¿Qué capacidad de procesamiento tiene el sistema?

-A diferencia de los que se hacía antes, ahora toda esta información es leída por un algoritmo de inteligencia artificial que captura los datos esenciales y los transforma en los trámites
preliminares del reclamo. Hicimos pruebas de stress al sistema y perfectamente hoy podríamos absorber la totalidad de los reclamos que van a las Cortes de Apelaciones. Cabe recordar que de
un 1,7 millón de personas que se ven afectadas por el alza en los planes de salud, aproximadamente un 15% de reclama en los tribunales o en la superintendencia.

FUENTE: df.cl