Lluvias obligan a principales mineras del norte a detener sus faenas

 

Fuertes lluvias e inundaciones que han afectado al norte del país que produce más cobre a nivel mundial durante la última semana obligaron a empresas a detener algunas de sus operaciones.

 

La cuprífera estatal, Codelco, paralizó sus actividades en las divisiones Chuquicamata y Ministro Hales durante la noche del jueves, anunció la compañía en un comunicado.

 

El depósito El Abra de Freeport-McMoRan permanece inactivo desde el lunes, informó por teléfono el líder sindical Robinson Paniagua. Las tres minas están cerca de Calama, al norte del país.

 

Se espera que las lluvias y tormentas eléctricas en el norte continúen con intensidad fuerte a moderada hasta el 10 de febrero, según el servicio meteorológico Meteochile. Se anticipa que las tormentas avancen hacia el sur, haciéndose sentir en áreas andinas y pre-andinas en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta.

 

Otras minas en la región funcionan normalmente, según funcionarios de la compañía. Estas incluyen las minas Gabriela Mistral y Radomiro Tomic de Codelco y Escondida y Spence de BHP. También operan con normalidad Zaldívar, de propiedad de Antofagasta y Barrick Gold, y Collahuasi, que pertenece a Anglo American y Glencore.

 

El desierto de Atacama en el norte de Chile, que alberga algunas de las minas de cobre más grandes del mundo, es el lugar más árido del planeta. Las lluvias ocasionalmente llegan a la región en enero y febrero, lo que se denomina invierno altiplánico.

 

Las precipitaciones de este año han sido particularmente intensas, con un diluvio que ha arrasado con carreteras y ha comprometido el suministro de agua en Calama, donde han muerto tres personas, según la agencia nacional de emergencias Onemi.

 

FUENTE:  elmostrador.cl